Sábado, 16 Mayo 2015 00:00

Un Ingenio Cubano: historias, amores y sueños

0513-1

MIAMI (Estados Unidos)
María Mercedes Mesa presenta su primera novela en Miami. Desde que salió de Cuba en 1965, María de las Mercedes Mesa ha soñado con escribir una novela para ¨compartir el cúmulo de experiencias que traigo conmigo”. Por fin lo ha logrado al presentar, el pasado día 2 de mayo, una novela de 482 páginas que se titula: Un ingenio cubano: historias amores y sueños¨.

La cita fue en el Centro Pedro Poveda de la Institución Teresiana en Miami, en donde rodeada de unas 60 personas pudo hablar de lo que le había motivado durante los años en que fue gestando su obra.

“Creo que esta novela trata de señalar una realidad y transmitir lo que pienso y siento de ella,” dijo, al referirse a su tierra natal de Cuba. Indicó que durante años le ha ido dando vueltas a varias preguntas. ¿Por qué tuve que irme de Cuba?, ¿Por qué la revolución?, ¿Cómo es posible que haya dos Cubas?”.

Para ella, estas preguntas, “además de ser mi motivación, conforman la raíz y la savia de esta novela que se desarrolla en torno de un ingenio azucarero y se pasea por los años de la Republica en manos de un grupo de amigos,  formado por colonos y empleados del ingenio”, explicó el día de la presentación del libro.

Para escribirla, se apoyó en la historia y en su propia experiencia. Indica que en la Isla, los libros de texto llegan hasta 1902, el inicio de la República que siguió a la guerra de independencia de España y la ocupación de Estados Unidos. “No se enseña nada de los años que preceden al 1959”, explica. A Mesa, leer e investigar sobre esos años le ha ayudado a entender. Tiene su teoría y se apresura a explicar que cuando se habla de revolución hay que distinguir entre la revolución de 1933 y la revolución de 1959.

Ambas son semejantes, explica: Machado fue el primer dictador que, forzado por las circunstancias, deja Cuba en diciembre de 1933. “Pero entonces no existió un Fidel Castro que supiera aprovechar el vacío político de aquellos años, como ocurrió en 1959 al huir del país Fulgencio Batista”.

Al presentar el libro, el novelista y critico literario José Prats Sariol, que también ha escrito el prólogo, calificó la obra como “fresco antropológico que salta y se esconde entre la autobiografía y la memoria, entre la nostalgia y los desafíos existenciales”. Afirma que se trata de “una novela perteneciente al nuevo criollismo de fuerte acento testimonial” y recuerda que la autora, aunque nacida en la Habana en 1945, “creció entre cañas, colonias, centrales”. Su primer mérito dijo es  “centrar las acciones en el ingenio, que ella llama Caribe para ocultar su identidad,  levantado en zona de Trocha, justo a 19 km al norte de Ciego de Ávila y a 10 Km de Morón”. Prats Suriol subraya también  “el genuino cristianismo de la autora humanizando la óptica del relato”.

0513-2

A los 19 años, la joven Mesa salió sola de Cuba, hacia México. Allí reclamó a sus padres y poco después ella viajó a St. Louis, Missouri, en los Estados Unidos, en donde ya estaba su hermano Julio. Los padres se unieron después. El padre, químico azucarero trabajó un tiempo en un Ingenio en Ecuador y luego en un Ingenio en La Florida, a donde se mudaron.

Con 24 años, la joven combinaba sus estudios de Sociología con el trabajo. Después estudió Antropología y después obtuvo un master como trabajadora social.

Conoció a la Institución Teresiana al inicio de los años 70 y le cautivó la figura de San Pedro Poveda y la espiritualidad de encarnación por él propuesta para los laicos. Y mientras estudiaba, trabajaba y cuidaba de su madre enferma, seguía con su sueño de novelista. Ya le habían publicado un libro de poesía.

La novela que ahora sale a la luz, publicada por Alexandria Library Publishing House, abarca los 47 años previos a la revolución cubana del 59 y se inicia en 1912 cuando la Morón Sugar Company construye el central azucarero, durante el gobierno de José Miguel Gómez, y va pasando a distintos dueños hasta su nacionalización en 1960, año que coincide con “los exilios, destierros, y crueles distanciamientos por criterios ideológicos” como indicó Prats Sariol en la presentación.

La autora indica que la novela es la historia de la Cuba de aquellos años entrelazada con la historia del central azucarero y la de su fundador Felipe Carbonell, un hombre que creyó en la revolución porque era el sueño de fraternidad por él soñado toda su vida.
“Carbonell representa la Cuba de entonces”, subraya Mesa.

Para la autora su obra quiere alentar la esperanza de todo cubano que sueña con la genuina fraternidad de una Cuba unida.

Araceli Cantero Guibert

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

 

Top