Imprimir esta página
Lunes, 19 Abril 2021 14:20

Compartiendo signos de vida en esta pandemia

GUINEA ECUATORIAL

Un encargo de trabajo abre horizontes al taller de costura en el que se forma alumnado con necesidades específicas en el Centro educativo de la Institución Teresiana en Malabo.

El Centro Virgen María de África, de la Institución Teresiana en Malabo (Guinea Ecuatorial), cuenta con un Aula de Educación Especial desde la que intentan ofrecer oportunidades de inclusión a niños y niñas con necesidades educativas específicas.

Con el objetivo de ir preparando al alumnado para una posible inserción laboral, se ofrecen diferentes talleres donde desarrollar habilidades y competencias.

Uno de los talleres es el de costura, que en el contexto ecuatoguineano responde a las demandas sociales y, en este sentido, es un aprendizaje con futuro ya que facilitará un medio de vida a las personas que se forman.

La buena noticia añadida en este tiempo ha llegado cuando el Centro Cultural Español solicitó a este taller la confección de uniformes para el personal de limpieza contratado.

En esta actividad práctica han participado tres alumnas con discapacidad auditiva y dos alumnos con discapacidad intelectual, con edades comprendidas entre los 11 y los 17 años.

La confianza puesta en nuestro proyecto ha sido un estímulo y un incentivo para sacar lo mejor de cada uno y ponerlo a contribución del conjunto.

Oportunidad de aprendizaje

Todo el proceso ha supuesto un aprendizaje continuo: desde la toma de medidas a cada persona, la elaboración del presupuesto, el diseño de los patrones y finalmente el corte y confección de los uniformes.

En medio de las dificultades que estamos viviendo a consecuencia de la pandemia, vemos que no todo es oscuridad, a veces la vida se abre camino de forma inesperada aportando nuevas energías para seguir luchando.

Para los alumnos protagonistas, y posiblemente para sus familias y entorno, esta experiencia ha sido un reto que ha impulsado su crecimiento, su autoestima, les ha dado ocasión para colaborar y aprender a trabajar en equipo. Les ha abierto nuevos horizontes.

Purificación Infante, Malabo.