Lunes, 26 Noviembre 2018 00:00

Ecos del 75 aniversario de la Residencia Universitaria de Montevideo

MONTEVIDEO, Uruguay.

Con impresión y gratitud que perdura, compartimos los ecos de alegría y fiesta que ha dejado la celebración de los 75 años de la Residencia Universitaria de Montevideo, primera actividad de la Institución Teresiana en Uruguay.

eucaristiaTras el trabajo de una comisión, con representantes de distintas décadas y contando con las posibilidades actuales de difundir la convocatoria en las redes sociales, se inscribieron para nuestra fiesta más de 200 personas a las que se sumaron algunas estudiantes actuales, impresionadas ante el testimonio de una experiencia que deja huella profunda a lo largo de la vida.

La “Resi”, como la llamamos, funciona desde 1943, a cinco años de la llegada de la IT al país. Es conocida e interactúa en la ciudad por el graffitti de la frase de Victoria Díez que desafía los tiempos: “Ánimo compañeros que la vida puede más”.

Desde aquellos años iniciales, acumula una larga tradición de experiencia: convivencia sostenedora, desafiada por el tono de cada época. “Algo más que residir” no es solo un lema inspirador, es el principio activo de una manera de vivir que favorezca una actitud curiosa ante las propuestas, participación en espacios conjuntos de acuerdos y grupos de crecimiento desde la fe, junto a la residencia universitaria de los franciscanos con quienes compartimos la tarea pastoral.

La emoción de volver a encontrarse

Reencontrarse años después con las personas, fue para la Institución que anima este caminar, celebrar un fruto al que apostamos y ¡hasta a veces vemos!: personas maduras, profesionales activos que aportan a la sociedad, celebración de la fe en familia... Sentimos al contemplar el trabajo acumulado de los años, la confirmación de validez de este proyecto y la gratitud al Señor por permitirnos ser testigos de su amor.

Comenzamos con la celebración de la Eucaristía en la parroquia María Auxiliadora presidida por Monseñor Luis Eduardo González y concelebrada por distintos sacerdotes que nos han acompañado. La homilía, a cargo de Fr. Carlos Bernal nos animó a pensarnos como parte de un gran tapiz con sus nudos y reveses ocultos que va tejiendo diversidad y diseño a lo largo del tiempo. Los cantos animaron con fervor y entusiasmo y los saludos entrañables llenos de cariño marcaron el tono de esta celebración en medio de cálidos reencuentros.

alumnadoUna forma de vivir el carisma también hoy

A continuación, la fiesta estaba prevista en los jardines de nuestra casa, pero la lluvia que sorprendió torrencialmente, obligó a situarnos por rincones de este hogar al que se volvía con memoria agradecida y valoración acumulada. “El secreto está en que se sientan como en su casa” -diría Poveda-. Cada generación tuvo su palabra de recuerdo, reconocimiento y afecto, según la década, para aquellas teresianas que pasaron por aquí.

“El Señor ha estado grande con nosotras”. Ha ido bendiciendo cada etapa de manera siempre nueva y generadora de vida. Continuaremos caminos al hilo de los tiempos con esperanza vigente y convicción de que las residencias estudiantiles no son una más de las variadas actividades que tiene la IT. Forman parte de la inspiración originaria del carisma de Pedro Poveda y son una forma promisoria de vivirlo también hoy.

Enlace a la web de la Residencia.

Texto y fotos: Equipo Residencia IT Uruguay.

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top