logo 3-es

La I.T. respuesta necesaria ante una emergencia educativa

052511-0ROMA, Italia. 25/05/2011.
“La Institución Teresiana nació como respuesta concreta a una necesidad de la Iglesia y de la sociedad en el siglo XX. Constatamos que la actualidad de vuestro carisma no ha disminuido, sino que ha crecido en el contexto de una grave emergencia educativa en el mundo posmoderno, a la que el Papa Benedicto XVI ha prestado tanta atención desde el inicio de su pontificado” dijo el Cardenal Rylko durante la homilía en la Eucaristía de acción de gracias por el Centenario de la Institución, celebrada en Roma el pasado sábado 21 de mayo; uno de los actos generales que se realizan a lo largo del año.

052511-1
Altar mayor de la Iglesia de las Reparadoras. Debajo del altar, la bufanda (reliquia)
de San Pedro Poveda

Marco bello y significativo

La Misa tuvo lugar en la Iglesia de la Santa Cruz y San Buenaventura en Roma, conocida como “de las Reparadoras” (por la Congregación de María Reparadora). Fue presidida por el Cardenal Stanilaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos y concelebrada por otros cuatro obispos y más de veinte sacerdotes. También participaron numerosos amigos, familiares, colaboradores, miembros de las asociaciones de la I.T. y de otros movimientos laicales, congregaciones religiosas, así como de representantes de la sociedad civil.

Los obispos concelebrantes fueron: Brian Farrell, secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos; Santo Marcianó, diócesis de Rossano-Cariati; José Luis Redrado Marchite, secretario de la Pontificia Comisión para la Pastoral de la Salud y Luigi Travaglino, Observador Permanente de la Santa Sede ante la F.A.O.

La música y canciones de los Coros de Vescovío y del MIT Giovani favorecieron un clima espiritual y a la vez solemne. El marco, bello por su valor artístico y afectivo para la Institución, resultaba el mejor lugar para la celebración. Desde uno de los balcones superiores de la Iglesia, Josefa Segovia seguía las oraciones durante su estancia en Roma, en 1923, con motivo de los trámites de aprobación pontificia de la Institución Teresiana.

Debajo del altar se había colocado la bufanda que Pedro Poveda tenía puesta en el momento de su muerte. Una piedra con el dibujo de un pez, signo de los primeros cristianos y un gran retrato de Pedro Poveda, ornamentaban la Iglesia.

El conjunto y la disposición semicircular de los primeros bancos ayudaba a la participación con naturalidad, recogimiento y cercanía. La monición, la oración de los fieles y los cantos habían sido rigurosamente preparados por los organizadores.

Con el corazón lleno de gozo
052511-2
Cardenal Stanislaw Kylko durante la homilía

En la homilía el Cardenal Rylko compartió con los presentes un mensaje provocador y estimulante, en un tono de gran cordialidad para con la Institución Teresiana. Mensaje que fue posteriormente muy valorado por la fuerza programática y por la confirmación del carisma y de la misión de la Institución dada la representación que ostenta el cardenal.

Comenzó diciendo: “Esta noche damos gracias por el precioso don que la Institución Teresiana en sus cien años representa para la Iglesia. Cien años de historia... es un camino largo y extremadamente rico. ¡Cuántos dones de santidad, cuántas obras al servicio del hombre!".

Dijo que la celebración se hacía “con el corazón lleno de gozo”. Y agregó, que “la palabra memoria aparezca permanentemente durante vuestras celebraciones es signo de lo que es constitutivo de vuestra identidad, de vuestra vocación”.

El cardenal recordó “a la persona del fundador Pedro Poveda Castroverde en el Santuario de Covadonga a principios del siglo XX quien tuvo la intuición profética inspirada por María de crear una obra nueva al servicio de la formación de un laicado maduro y de la promoción de la mujer. Una obra educativa animada de un ardor apostólico extraordinario, propio de la tradición teresiana”. Mencionó “la primera Academia Teresiana en Oviedo que supuso la transformación de una intuición profética en una realidad tangible”.

Balcón de la Iglesia desde el que rezaba Josefa Segovia
Balcón de la Iglesia desde el que rezaba Josefa Segovia

En el breve recorrido histórico de la Institución, citó a Josefa Segovia como colaboradora significativa. Y expresó que “a lo largo de los años (la I.T.) se consolidó como una obra de gran belleza impregnada por un radical sentido evangélico. El itinerario formativo que surge de la Institución Teresiana tiene un acento particular sobre la formación cultural y profesional, partes integrantes de la madurez humana favoreciendo una presencia cristiana en el mundo, atrayente, visible e incisiva, empeñada en la creación de una sociedad justa animada de los valores del evangelio”.

“En el largo recorrido vital, continuó Rylko, el Concilio Vaticano II representa una verdadera piedra angular, en particular la eclesiología de comunión y misión, corriente que la Institución Teresiana asumió rápidamente y siguió. Con el nuevo código canónico, la Iglesia le dió una nueva configuración jurídica como asociación internacional privada de fieles laicos, que refleja la identidad fundacional. Recordó en ese momento “al gran amigo de la Institución Teresiana, el Cardenal Eduardo Pironio, entonces presidente del Pontificio Consejo para los laicos”.

Repasando la historia surge una pregunta, reflexionó el Cardenal: "¿De dónde nace la fuerza del pasado y del presente, la fuerza de su misión?. ¿Cuál es el secreto de la permanente fidelidad de la Institución Teresiana a la Iglesia, a la sociedad y a sí misma?

La respuesta es una sola, subrayó: "El carisma. Que es un don particular del Espíritu Santo, garantía de su fecundidad en la iglesia y en el mundo `una manera de estar en el mundo´ de ser Iglesia en el corazón del mundo”.  “Es una gracia dada a la persona singular del fundador, una preciosa y viva herencia que genera una particular afinidad espiritual”.

052511-3
Cirio pascual, debajo piedra simbólica de los primeros cristianos

En la última parte de su homilía el Cardenal Rylko invitó a los miembros de la Institución a tomar conciencia de la actualidad, vigencia y belleza del carisma; y por tanto del compromiso de renovación que suponía la nueva etapa. En resumen sus palabras fueron las siguientes:

“La Institución Teresiana ha cumplido su misión siempre en plena comunión con la Iglesia. Habéis puesto generosamente el carisma al servicio de la Iglesia y de la sociedad en situaciones tan diversas y en tantos lugares de varios continentes. Habéís atravesado momentos difíciles y duras pruebas a lo largo de vuestro camino, como ha sido la guerra civil en España durante la cual moría vuestro fundador, mártir, en época de persecución religiosa.

El centenario es una ocasión providencial para acoger el carisma con fuerza, entusiasmo renovado y responsabilidad por el don precioso que habéis recibido.

Es una oportunidad para todos los miembros de la Institución el descubrir la fascinante belleza de vuestro carisma y renovar el compromiso de fidelidad, para que vuestro carisma no envejezca; al contrario mantenga siempre su juventud y frescura y suscite una gran fuerza atractiva que confronte a las jóvenes generaciones.

La Institución Teresiana nació como respuesta concreta a una necesidad de la Iglesia y de la sociedad en el siglo XX. Constatamos que la actualidad de vuestro carisma no ha disminuido, sino que ha crecido en el contexto de una grave emergencia educativa como hay en el mundo posmoderno, a la que el Papa Benedicto XVI ha prestado tanta atención desde el inicio de su pontificado.

El Pontífice dice que `la educación constituye uno de los puntos nodales de cuestión antropológica moderna. Sin educación no hay evangelización, no se madura, no hay cambio de mentalidad y de cultura´. La emergencia educativa se constata también por la dificultad de transmisión a las jóvenes generaciones de valores básicos de la existencia.

Hoy se nota una importante penuria de buenos maestros, se percibe ausencia de educadores con un testimonio personal creíble. Esto es fundamental sobre todo cuando se trata de educar en la fe.

Ustedes son educadores, por eso se abre un amplio desafío para vuestro carisma. Gracias a vuestro empeño y compromiso educativo muchos jóvenes son más personas y conocen el evangelio, y ésta es una verdadera “piedra angular” en nuestra existencia.

En ocasión de vuestro centenario la Iglesia da gracias por la preciosa obra educativa que desarrolláis y cuenta con vosotros en el futuro. Tenéis un gran potencial pedagógico y educativo, los que para la Iglesia y la sociedad moderna, son una urgente necesidad.

Que las celebraciones de este aniversario, de vuestro centenario sellen una nueva etapa de renovado y apasionado compromiso a favor de la formación de un laicado maduro con conciencia de la propia vocación y de la misión de la Iglesia en el mundo”.

Palabra y escucha académica sobre cien años de vida

052511-7
Vista del Aula Magna de la Universidad Pontificia Gregoriana
durante la mesa redonda

En la tarde del sábado 21 en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Gregoriana se dieron cita para participar en la Mesa redonda sobre “Cien años de vida: De la memoria al compromiso”, diferentes representantes de movimientos de la Iglesia, autoridades eclesiales y civiles, amigos y miembros de las asociaciones de la Institución. Se trataba de uno de los actos generales de conmemoración. Se ocuparon las 360 butacas del aula y algunas personas tuvieron que seguir el acto de pie.

052511-6
Maddalena Pievaioli

El acto se inició con un breve saludo de Maddalena Pievaioli, Directora de la I.T. en Italia y una intervención del padre Egaña en nombre del Rector de la Universidad Gregoriana.

Loreto Ballester, Directora General, ofreció unas palabras de agradecimiento a los presentes y a los organizadores. Además explicó el sentido del lema con el que se están desarrollando todos los actos conmemorativos del primer Centenario de la Institución Teresiana: `De la memoria al compromiso´.

052511-5
Cardenal Rylko, P. Alfio Filippi y Loreto Ballester

Loreto Ballester dio gracias por el nacimiento de la Institución en Covadonga, ante la Santina; por la misión confiada por la Iglesia; por la respuesta entusiasta y comprometida de muchas personas, y por la herencia recibida y el renovado empeño para continuarla. Recordó el testimonio de Elisa Giambelluca, educadora y formadora de tantos jóvenes en Italia, hoy sierva de Dios. (pdf Palabras de Loreto Ballester en Italiano)

Posteriormente el Cardenal Stanislaw Rylko dedicó unas palabras de reconocimiento a la Obra fundada por Pedro Poveda Castroverde surgida de una visión profética de inspiración mariana. Subrayó como texto programático las palabras de la carta de San Pedro: `Vosotros, pues, aplicando todo cuidado, juntad a vuestra fe virtud, y a la virtud ciencia, y a la ciencia templanza, y a la templanza paciencia, y a la paciencia piedad’ , escritas en la carta de presentación de la Institución Teresiana a la Santa Sede en 1923, para su aprobación pontificia.

La mesa redonda, moderada por el P. Alfio Filippi, se inició con la intervención de Daniela Corinaldesi quien con mirada histórica presentó el tema: “San Pedro Poveda y la Institución Teresiana: una respuesta a los signos de su tiempo”.

“Los primeros cristianos: una renovada memoria al inicio del siglo XX" fue el título de la disertación de Francesca Cocchini, quien destacó el pensamiento de Pedro Poveda acerca de la particular modalidad de la Institución Teresiana identificada con el estilo de vivir de los primeros cristianos.

052511-4
Arantxa Aguado

Finalmente, Arantxa Aguado desarrolló el tema “Entre las asociaciones laicales de la Iglesia: el don y el compromiso de una misión en el mundo”. En su reflexión la ex directora general de la Institución brindó las notas de identidad esenciales con las que la Institución Teresiana, a lo largo de sus cien años, ha intentado contribuir en la Iglesia y en la sociedad: Sazonar con la sal de la caridad, actuante y sanadora; la oración y el estudio de las personas vinculadas con el carisma povedano; a la vez que un fuerte compromiso por la solidaridad en el mundo.

Señaló la vocación de colaboración propia de la Institución Teresiana, que se manifestó de muchas maneras en su recorrido histórico, alentando el surgimiento de asociaciones o servicios en la Iglesia, como la Acción Católica o colaborando con muchos movimientos eclesiales para buscar respuestas necesarias a toda necesidad humana.

Arantxa Aguado explicó el particular modo que tiene la Institución de estar en el mundo y la fuerte configuración formativa de sus miembros para aspirar a vivir desde la fisonomía del carisma. Esos rasgos son: tolerancia, verdad, amor, fortaleza, humildad, fraternidad, fidelidad. Agradeció al Pontificio Consejo para los Laicos por la acogida a la Institución y por la posibilidad de una constante colaboración en el servicio evangelizador.

Participantes

Participaron en las celebraciones profesores de la Universidad Gregoriana, representantes del movimiento de los Focolares, de Manantial - Sorgente, del movimiento por un Mundo Mejor, de la Unión Católica de Artistas Italiana, del Foro de relaciones con el Estado, el presidente de la Acción Católica Italiana, representantes del Instituto Bíblico, de la Secretaría de la Pastoral de la Salud, de la Promoción para la Unidad de los Cristianos, del Pontificio Consejo de Laicos, del Pontificio Consejo para la Cultura. El secretario para la Causa de los Santos. Sacerdotes de la Iglesia Argentina, de Isnello y de Rossano, Legionarios de Cristo. Representantes de varias congregaciones religiosas como Agustinos, Claretianos, Compañía de María, Marista. En el Aula Magna de la Universidad Gregoriana estuvo el Cardenal Giovanni Battista Ré, ex Prefecto de la Congregación para los obispos.

También acudieron a los actos, el Cónsul de España en Roma, D. Eduardo de Laiglesia y del Rosal, el Consilliario de la Embajada Española ante la Santa Sede, D. David Izquierdo y el rector del Colegio Español, D. Mariano Herrera Fraile. Antiguos alumnos o alumnas de la Institución o de profesores y maestras de la misma, jóvenes del movimiento juvenil de la I.T. (MIT Giovani), universitarias de la Residencia de la I.T. en Roma y de la de Perugia; familiares, vecinos, colaboradores, asociados y amigos de la Institución completaron el aforo del Aula Magna de la Universidad Gregoriana y de la Iglesia de las Reparadoras.

VER ALBUM DE FOTOS: MISA EN LA IGLESIAS DE LAS "REPARADORAS"

VER ALBUM DE FOTOS: ACTO ACADÉMICO

Laura Moreno M.

Back to top